domingo, 3 de enero de 2016

Reseña: Todas las hadas del reino - Laura Gallego


Sinopsis:
Un nuevo cuento de hadas protagonizado por un personaje tradicionalmente secundario; el hada madrina. Una novela ambientada en un mundo de fantasía, que evoca a los cuentos clásicos de siempre, pero al mismo tiempo plantea una historia diferente repleta de magia, aventuras e intrigas. Camelia es un hada que lleva trescientos años ayudando con gran eficacia a jóvenes doncellas y aspirantes a héroe para que alcancen sus propios finales felices. Su magia y su ingenio nunca le han fallado, pero todo empieza a complicarse cuando le encomiendan a Simón, un mozo de cuadra que necesita su ayuda desesperadamente. Camelia ha solucionado casos más difíciles; pero, por algún motivo, con Simón las cosas comienzan a torcerse de forma inexplicable...
Reseña:  Todas las hadas del reino
No tenía duda que este, como otros libros de la autora, me iba a  gustar.
En este nuevo mundo de Laura Gallego las hadas son más que reales, pero no viven entre los humanos puesto que son mortales que no entran en la vida de las hadas. Además se encuentran los Ancestrales, seres muy antiguos –más que las hadas- que viven recluidos en los bosques  adoptando forma de animal si lo desean.
Camelia, junto con  Orquídea, Gardenia, Lila, Azalea, Magnolia y Dalia, son las únicas hadas madrinas en el mundo, que juraron proteger a las personas que precisan su ayuda. Cada siete años, por las siete hadas madrinas, estas se juntan para hablar sobre lo que ha transcurrido en ese tiempo.
Ren, un ancestral amigo de Camelia fue uno de los personajes más importantes y de más poder en mi opinión, aunque no aparece tanto y siempre de detrás de escena.
Muchos años después Camelia es una eficiente hada conocida por ayudar a cada ahijado que tuvo con arduo trabajo. Siempre dedica mucho tiempo a todos los ahijados que tiene, como Verena, una princesa que vive recluida en una torre porque es perseguida por su tío quién quiere matarla para que ella no pueda ocupar el trono; Alteo, un príncipe muy perezoso cuyas únicas preocupaciones son con qué princesa casarse; los mellizos Arnaldo y Arlina, herederos del Reino de Corleón, que son niños caprichosos pero en quienes Camelia encuentra siempre un pequeña chispa de bondad; Rosaura, una simple aldeana que sufre maltratos de sus hermanastras a lo más “Cenicienta”.
Cada hada tiene ahijados a lo que debe ayudar a solucionar algún problema para dar por terminada su misión. Orquídea, un hada algo fashion, le pide a Camelia que le ayude con uno de sus ahijados, y ella que no puede negarse acepta al chico, Simón, quien es un simple mozo de cuadra pero está enamorado de la Princesa de Vestur, Asteria.
Así empieza está historia en donde Camelia intentará de todo para que Simón tenga una oportunidad con la princesa.
Pero eso no será como otras misiones que tuvo, el caso de Simón es particular. Existen otros pretendientes, brujas que intentan tomar venganza…con todos esos problemas y los sentimientos confusos de Camelia, todo se empieza a descontrolar con sus otros ahijados.
Pienso que este libro es uno de esos de un Antes y Un después. (Algo como en Alas de fuego, otro libro de la autora). En la primera parte los personajes eran más coloridos y mostraban su encanto, pero en la segunda salían a lucir sus verdaderas personalidades, además de que había nuevos personajes.
Con cada capítulo conocemos más de cada personaje, pues no todo ronda alrededor de Camelia, y secretos empiezan a revelarse y nos ayudan a comprender mejor la historia. Como la historia de cada hadas y por qué se transforman en hadas madrinas. Además de cómo evolucionan los personajes, para bien o para mal, a lo largo de los años.
El giro que la historia tomó en lo que otros podrían haber acabado el libro, me encantó. Ese es el toque que Gallego pone en sus obras, nunca terminan en donde uno piensa.
Además la forma en que los típicos cuentos de hadas aparecen fue totalmente original y me encantó, Cenicienta, Hansel y Gretel, Rapunzel…
Si bien me gustó el libro, hubo un par de personajes que me sacaban de quicio y lo diré- Simón y Asteria, pues en su afán de estar juntos le echaban toda la carga a Camelia...
SPOILERS
Al principio me gustaba Asteria y Simón, pero luego los fui despreciando de a poco. Digo, Simón no pensó para nada en su hada madrina, que lo ayudaba en Todo lo que podría y más.

Y Asteria, Agh… simplemente diré que hubiera preferido que el lobo la destrozará y nos hubiéramos evitado todo el lío de la hija Felicia robada a lo Rumpelstiltskin y lo de quememos a la bruja Camelia..!

9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario