lunes, 4 de julio de 2016

Mini reseña: Crimson Bound

 Crimson Bound
Sinopsis:
Cuando Rachelle tenía quince años era buena; aprendiz de su tía y en formación para proteger a su aldea de la magia oscura. Pero también era imprudente, apartándose del camino del bosque en busca de una manera para liberar a su mundo de la amenaza de la oscuridad eterna. Después que una reunión ilícita va terriblemente mal, Rachelle se ve obligada a hacer una terrible elección que la une al mismísimo mal que tenía esperanza de derrotar.
Tres años más tarde, Rachelle ha dado su vida para servir al reino, luchando contra criaturas mortíferas en un esfuerzo para la expiación. Cuando el rey ordena que proteja a su hijo Armand, el hombre al que más odia, Rachelle obliga a Armand para ayudarle a encontrar la espada legendaria que podría salvar su mundo. A medida que los dos se convierten en aliados inesperados, descubren conspiraciones de largo alcance, magia oculta, y un amor que puede ser su perdición. ¿En un palacio construido en riqueza increíble y peligrosos secretos, puede Rachelle descubrir la verdad y detener la caída de la noche eterna?
Inspirado en el clásico cuento de hadas Caperucita Roja, Crimson Bound es un relato emocionante de oscuridad, amor y redención.
Reseña: Crimson Bound
En este retelling de la caperucita roja, nuevamente la autora logró mantenerme intrigada hasta la última página. En este mundo, la oscuridad tenía el control, pero pudieron detener al devorador antes de que acabase con todos años atrás. Ahora piensa volver.

“Un día pronto, abrirá los ojos y bostezara, y entonces se tragará la luna y el sol, y todos viviremos en la oscuridad una vez más.”

La única manera de detenerlo es con las espadas Durendal y Joyeuse, pero están perdidas en el tiempo.
Rachelle Brinon está siendo entrenada por su tía Leoni para ser la próxima esposa del bosque y protegerlo, pero con solo quince años confiaba en que su tía resolvería todo.
Luego tenemos a los nacidos les bosque, que le sirven al Devorador, y cazan a humanos para él, pero hay ocasiones, que por alguna razón,  los transforman en vínculados de sangre.
Rachelle comete un error (no confíes en el lobo, ahh, caperucita, lobo LOL) que la marcará para siempre por lo que huye al reino de Rocamaduor donde junto a Erec D’anjou, un vinculado de sangre, sirven al rey. Es entonces cuando el rey le encomienda proteger a su hijo bastardo, Armad Vareilles. Rachelle desconfía de él principalmente por las historias que cuentan, que fue marcado y sobrevivió sin asesinar a nadie. Lo cual es imposible, porque si fuese cierto ella era un monstruo.
A la par que avanza la historia hay pequeños fragmentos de la historia de Zisa y Tyr y cómo detuvieron al Devorador, y al final se unen con la de Rachelle lo cual me fascinó.
Rachelle intenta buscar una manera de acabar con la oscuridad, y para ello debe pedir ayuda a Armand.
Y tiene de todo, sin exagerar, acción, intriga, romance, en el que les recomiendo no fiarse mucho (con eso digo todo)
El final, era todo lo que quería y más, y ya quiero leerlo de nuevo. Cada capítulo era completamente asombroso y el final impredecible, yo estaba como: 

Si leyeron los anteriores libros, sin duda les gustará también este, y si no, las historias son independientes y no afectan la lectura pero sí que recomiendo leerlas “en orden” porque hay pequeños guiños a las historias anteriores( Cruel Beauty o Belleza Cruel y Gilged Ashes) , que aunque no son relevantes creo que hay que tenerlos en cuenta en este Extraordinario mundo que creo Rosamund Hodge.
“Pensó, creo que lo amo
(Y este GIF no tiene nada que ver, pero no pude resistirme a ponerlo)

 9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario